Clave Única de Registro de Población y la Clave Única de Identidad

La necesidad de tener un documento único de identificación ha llevado al gobierno mexicano durante años a la búsqueda del modelo que satisfaga las exigencias y especificaciones de la sociedad azteca. Dadas las características sociales de cada país, los requerimientos en cuanto a sistemas involucrados en una forma de identificación efectiva deben cumplir con dos normas básicas: accesibilidad y seguridad.

Clave Única de Registro de Población y la Clave Única de Identidad

La Clave Única de Registro de Población es, hasta ahora, el más exitoso intento por combinar la cédula de identificación con una base datos muy completa del titular de esta.  El CURP ha logrado enlazar las bases de datos públicas de diversa índole (civil, tributario) para ofrecer la simplificación de los trámites administrativos, de esta manera se pueden realizar estas diligencias sólo con presentar esta clave.

En dos décadas de ensayo y error, la base de datos nacionales de CURP ha presentado algunos inconvenientes de orden administrativo, pues en el aspecto operativo afortunadamente se ha desenvuelto en los parámetros tecnológicos en los cuales fue creada, con las actualizaciones correspondientes. Los problemas son más bien en cuanto a su manejo, por lo que se han desatado especulaciones acerca de su (mal) uso.

Son tristemente célebres los casos del excedente de registros, así como la duplicidad de asignación de CURP, entre los más notorios casos. Se sabe que el sistema es una política onerosa, que costó una suma exorbitante en su momento y sigue generando deudas millonarias para su mantenimiento, así como para llevar a cabo la migración permanente y actualización de data.

Quizás por ello no han puesto en marcha las tareas dirigidas a depurar la base y verificar las claves que contiene el sistema, de modo de subsanar un daño sostenido que afecta, no solo al Patrimonio de la nación, sino a los mexicanos civilmente.

El saneamiento de la base de datos CURP es una necesidad que no se perfila ni siquiera a mediano plazo, ya que primero hay que disponer de un proyecto para ello, luego someterlo a consideración de las autoridades, licitar para escoger la empresa que emprenda la labor y estudiar el costo que tendría emprender una iniciativa de esta magnitud.

La Clave Única de Identidad, ¿Sucesora o agregada?

Posiblemente, a raíz de tales controversias, algunas personas del entorno gubernamental, entre ellos el Presidente de la República, han decidido mancomunar esfuerzos y se dieron a la tarea de diseñar un prototipo de sistema de identificación, la Clave Única de Identidad CUI.

Este proyecto comenzó a tomar forma en 2014, luego en 2015 el Presidente Peña lideró un evento en el cual se presentaban las bondades del sistema, entre las que destaca la presencia de dos o más elementos biométricos de identificación, además de los datos personales y las claves más importantes.

En tal caso, probablemente lleve solo CURP, puesto que esta contiene en sí misma la información de todas las demás bases de datos de la Administración Pública.

A pesar de estar aún en fase teórica el diseño, las autoridades siguen trabajando en ello para recuperar la confianza de los mexicanos en sus autoridades y en los procesos de la Administración Pública, otorgándole un instrumento con escaso margen de vulnerabilidad. Lo que no ha sido esclarecido es si la Clave Única de Identidad eliminará CURP y otras claves para integrarlas a ella y portar un solo documento de identidad, o si funcionará a la par de esta y los otros documentos de acreditación ante los distintos organismos públicos.

Te dejo el enlace para sacar la CURP por medio de Internet.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *