RFC en línea

Muchas personas no saben que fue hace relativamente poco tiempo cuando el Servicio de Administración Tributaria (también conocido por sus siglas como SAT) puso en marcha la herramienta que permitía la inscripción de los ciudadanos por medio de la CURP.

El día exacto en el que se dio a conocer esta nota, por medio de un comunicado de prensa de la misma institución, fue el 3 de noviembre de 2013. Es decir, hace casi un lustro. En este periodo, millones de jóvenes han logrado inscribirse en Hacienda de una forma muy sencilla, puesto que el alta del RFC con CURP se puede hacer desde la casa o bien desde en la oficina, sin tener que acudir en ningún momento a la ventanilla.

En el documento se estipulaba que cualquier persona física que se encontrará dentro del régimen de trabajadores asalariados o quienes trabajan por honorarios, podían generar su Cédula de Identificación Fiscal, con tan sólo tener a la mano los 18 números y letras que conforman a la CURP.

De acuerdo a la legislación vigente, toda persona que labore de manera lícita o venda mercancía, deberá acercarse a las oficinas del SAT, a tramitar su RFC, pues el gobierno debe asignarles una suma de las ganancias que se obtengan, para que sea devuelta al Estado. Esto sucede con todas las personas que realizan negocios en la República Mexicana y también en el extranjero, pues recordemos que los oficiales del fisco, también se encargan de vigilar las operaciones aduaneras.

Los algoritmos que se encuentran dentro del portal, permiten que el cálculo del RFC se haga en minutos, en vez de días, lo que le brinda la oportunidad al usuario de poder visualizar su documento fiscal en un plazo mucho menor que en años anteriores. Desde luego, si quieres resolver alguna duda o pregunta en torno al RFC con Homoclave siempre puedes agendar una cita, para que un ejecutivo te asesore personalmente.

La inscripción al RFC usando el instrumento conocido como Clave Única de Registro de Población se realiza de la siguiente manera: Ingresa a esta página www.sat.gob.mx y da clic en el enlace de “Trámites”. De inmediato serás enviado a una nueva ventana en donde tendrás que poner la flecha del mouse sobre la palabra “RFC”, a fin de que se despliegue un menú secundario. Ahí elige el link de “Con CURP”. Luego ingresa tu clave y el código de verificación. Posteriormente sigue las instrucciones del sistema y listo.

Entre las cosas nuevas que incluye la CIF, podemos mencionar que ahora anexa un código QR. Se trata de un pequeño cuadrado impreso en blanco y negro que contiene información codificada. Esta puede ser leída desde cualquier dispositivo móvil, siempre y cuando el equipo tenga instalado un software que permita esta función. No te preocupes, ya que hay muchos programas que pueden cumplir esta tarea y que son gratuitos. De esa forma, se puede obtener el RFC en la pantalla de tu celular, en un abrir y cerrar de ojos.

Las personas que se dedican a las ventas de mercancía de forma masiva, deben estar listos para expedir recibos o comprobantes fiscales. En este caso, tal vez sea necesario que actives tu firma digital. Dentro de esta herramienta, vienen almacenados todos tus datos personales, pero sin riesgo de que tu información caiga en manos de la delincuencia.

Ahora bien, en cuanto a la impresión del RFC, debemos mencionar que cada vez es más sencillo hacerlo. En el instante en el que se pide una reimpresión en línea, el sistema genera un fichero PDF, mismo que se pueda almacenar en el ordenador o en cualquier dispositivo portátil, como puede ser una memoria USB, una micro SD o inclusive medios más tradicionales, como por ejemplo un CD o un DVD.

El régimen de Pequeños Contribuyentes (comúnmente conocido como REPECOS) se estableció en el SAT, específicamente para las personas físicas cuyos ingresos anuales no excedieran los 2 millones de pesos. Otro de los requerimientos que exige la ley, para reconocerlos dentro de la legalidad, es que tengan un registro diario de las actividades económicas que realizan.

Hay dos maneras de llevar a cabo la inscripción en el RFC, si quieres pertenecer a este grupo. La primera de ellas es acudiendo a la oficina más cercana a tu domicilio. En cada una de las 32 entidades federativas, hay un edificio del SAT, que cuenta con personal capacitado para atenderte. La segunda forma es agendando una cita por Internet. El sistema te solicitará que elijas el día y la hora en la que quieres recibir la atención. Algo que no debemos dejar de mencionar es que, si pierdes tu cita, sin cancelarla a tiempo, puedes hacerte acreedor a un bloqueo temporal del servicio virtual de citas.

Éstas son ciertas tareas que quienes pertenecen a REPECOS pueden realizar entrando a la web del SAT: Revisar puntualmente cuáles son los derechos y obligaciones que debes cumplir durante el año fiscal. Poder avisarles a los funcionarios de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público el cese de tus actividades o la generación de las mismas. Informar cuál es la fecha de apertura de tu negocio, así como el día en el que se concluyeron las operaciones en dicho local. No importa si el sitio en donde laboras, es considerado como un “puesto semifijo”.

La gente que haya iniciado la preinscripción al RFC, deberá esperar un plazo máximo de 10 días hábiles para que las autoridades le envíen un correo electrónico con el número de folio que deberá presentar para recoger su documentación personal en ventanilla.

Entre los documentos que reciben los Pequeños Contribuyentes se contemplan los siguientes: una copia fotostática del formulario de solicitud (En este caso, el original se lo queda el SAT). La Cédula de Identificación Fiscal del contribuyente que se registró (impresa en una hoja tamaño carta). Constancia en donde se acredita que el procedimiento para darse de alta se completó de forma exitosa. Un recibo con fecha y hora de la cita y una guía en donde la persona pueda leer las obligaciones que adquiere.RFC en línea

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *